Altas temperaturas, golpes de calor y deshidratación en perros.

Con la llegada de las altas temperaturas, es fundamental prestar especial atención a nuestros amigos de cuatro patas. Los perros son más propensos que los humanos a sufrir golpes de calor debido a sus limitadas capacidades para regular su temperatura corporal. Por eso, es importante saber cómo prevenir, identificar y actuar ante los golpes de calor y la deshidratación en perros.

Por qué los perros no gestionan el calor como nosotros

La sudoración es una función esencial que ayuda al cuerpo a permanecer fresco, pero a diferencia de los humanos, los perros no transpiran a través de los poros de la piel. Los cánidos regulan su temperatura corporal a través de las almohadillas de sus patas, pero sobre todo transpiran por medio de su lengua. Cuanto más calor tienen, más jadean. Este mecanismo es menos eficiente que el sudor humano, lo que los hace más vulnerables a los golpes de calor, porque no gestionan bien la regulación de su temperatura corporal. Además, factores como la raza, el pelaje, la edad y el estado de salud influyen en su capacidad para manejar el calor.

Cuidados a tener en cuenta durante los paseos

La mejor manera de actuar ante una emergencia es tomando medidas previas para evitarlas. Por eso, cuando vayamos a pasear a nuestros perros y tengamos temperaturas superiores a 30º es fundamental que:

  1. Evita las horas más calurosas: Realiza los paseos en las primeras horas de la mañana o al atardecer cuando las temperaturas son más bajas.
  2. Evita superficies calientes: El asfalto y la arena pueden quemar las patas de tu perro. Prueba la temperatura con tu propia mano antes de dejar que camine sobre ellas.
  3. Hacer descansos frecuentes: Permite que tu perro descanse y se hidrate durante los paseos. Hay que llevar agua en una botella para que él también beba.
  4. Accesorios adecuados: Utiliza arneses ligeros y evita la ropa para perros que pueda aumentar el calor corporal. También hay que tener cuidado con los bozales, ya que tienen que permitir que nuestro perro pueda jadear adecuadamente.

Mantén a tu perro hidratado

La deshidratación es otro problema que puede venir sin que nos demos cuenta. Hay que estar atentos de que nuestro perro bebe suficiente agua durante el día y motivarle para que beba líquidos.

  • Proveer acceso constante a agua fresca y limpia: Asegúrate de que tu perro siempre tenga agua disponible, tanto en casa como durante los paseos. En casa suele funcionar muy bien las fuentes para perros o gatos, al estar el agua en constante circulación, les motiva más a beber.
  • Añadir cubitos de hielo al agua: Esto puede ayudar a mantenerla fresca y hacerla más atractiva para tu perro. También puedes congelar su fruta favorita y dársela como premio.
  • Alimentos húmedos: Incorporar alimentos húmedos en su dieta puede ayudar a aumentar la ingesta de líquidos.
  • Piscinas caninas y riegos: Algunos perros también disfrutan de la piscina y puede ser un gran aliado para quemar energía (mientras juegan) a la vez que fresquitos. Pero CUIDADO: NUNCA DEJES A UN PERRO SOLO EN UNA PISCINA, siempre bajo supervisión.
  • Lugares sombreados y ventilados: Proporciona sombra y ventilación adecuada en el área donde tu perro descansa.

 

Signos y síntomas de un golpe de calor

Reconocer los signos de un golpe de calor en perros es crucial para intervenir a tiempo.

  • Jadeo muy rápido
  • Salivación excesiva
  • Encías y lengua rojas o azuladas
  • Aumento de la temperatura corporal (normalmente entre 38.3°C y 39.2°C, más de 40°C es peligroso)
  • Dificultad para respirar
  • Debilidad, letargo o colapso
  • Vómitos o diarrea
  • Confusión o desorientación

Cómo bajar la temperatura corporal de un perro de forma segura

Si sospechas que tu perro está sufriendo un golpe de calor, es vital actuar rápidamente:

  1. Trasladarlo a un lugar fresco y sombreado: Lo primero es alejarlo del calor y del sol directo.
  2. Ofrecer agua fresca: Permite que el perro beba pequeñas cantidades de agua fresca, pero no helada.
  3. Mojar al perro con agua tibia: Utiliza una toalla húmeda para aplicar agua tibia (no fría) en su abdomen, patas y cabeza. Evita usar agua muy fría, ya que puede causar un shock.
  4. Usar ventiladores: Colocar al perro cerca de un ventilador para aumentar la evaporación del agua y ayudar a enfriar su cuerpo.
  5. Controlar la temperatura corporal: Usa un termómetro rectal para monitorear la temperatura. Detén los métodos de enfriamiento cuando la temperatura baje a 39.4°C.
  6. Visitar al veterinario: Incluso si parece que el perro se está recuperando, es esencial llevarlo al veterinario para asegurarse de que no haya complicaciones internas.

¿Quieres saber cómo actuar ante situaciones de emergencia?

Si eres tutor/a de perros y/o gatos te aconsejamos que te inscribas en el curso de “Primeros Auxilios”, impartido por la veterinaria Carolina Jiménez, donde aprenderás las habilidades necesarias para reconocer y actuar adecuadamente frente a situaciones de emergencia que tu fiel compañero pueda tener.
Aprende de forma práctica, clara y sencilla qué hacer si tu mascota ha sufrido una quemadura, si tu perro está respirando con dificultad o si tu gato ha ingerido un producto tóxico. ¡Y mucho más!

Ayúdanos a llegar a más gente ¡Compártelo!

Facebook
Twitter
Telegram
WhatsApp

¿Has visto nuestros cursos?

No se han encontrado cursos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable: Formación Animal (Raquel Sánchez).
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento:  No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio. El Titular ha contratado los servicios de alojamiento web a IONOS 1&1 que actúa como encargado de tratamiento.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional: Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Artículos relacionados:

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad