Positivizar el transportín: Cómo normalizarlo en tu gato o perro

Muchos perros y gatos experimentan estrés y ansiedad al ser introducidos en un transportín, especialmente si sólo se utiliza en momentos de visita al veterinario. Sin embargo, es posible cambiar su percepción y convertirlo en un espacio seguro y familiar para ellos. En este artículo, te mostraremos cómo positivizar el transportín, normalizándolo en la vida diaria de tu mascota. Recuerda que cada animal es único, por lo que es importante adaptar el proceso a su ritmo y siempre asociarlo con experiencias positivas.

1. Deja el transportín accesible en casa:

En lugar de sacar el transportín sólo cuando sea necesario, déjalo abierto en un lugar permanente de la casa. Esto permitirá que tu perro o gato se acostumbre a su presencia y lo vea como parte del entorno cotidiano. Así, no lo asociarán únicamente con situaciones estresantes, como ir al veterinario.

2. Utiliza feromonas y objetos familiares:

Para ayudar a tranquilizar al animal y generar confianza en la zona, puedes pulverizar el transportín con feromonas específicas para gatos o perros (recuerda que son animales que detectan todo tipo de olores). Además, puedes colocar una manta o toalla que tu mascota haya utilizado previamente dentro del transportín. Estos objetos familiares contribuirán a que se sientan más seguros y lo perciban como un espacio reconfortante.

3. Positivizar con premios y comida:

Comienza a asociar el transportín con experiencias positivas. Coloca premios y comida cerca del transportín, pero lo suficientemente lejos como para que tu mascota se sienta cómoda. Con el tiempo, ve acercando gradualmente los premios, incentivando al animal a entrar en el transportín. Si el perro o gato está tranquilo, acércalos un poco más cada día hasta colocarlos dentro.

Si hasta ahora el transportín estaba desmontado, es el momento de irlo montando y cerrándolo, repitiendo el proceso hasta que coja confianza para meterse dentro del todo como si fuera una cueva.

4. Mover el transportín dentro de la casa:

El siguiente paso es mover el transportín con tu mascota dentro, realizando movimientos cortos y suaves al principio. Comienza en el mismo lugar y, gradualmente, aumenta la duración y la distancia de los trayectos. Recuerda que estos desplazamientos deben llevarse a cabo únicamente dentro de la casa. El objetivo es que el perro o gato se acostumbre a los movimientos y vea el transportín como un juego divertido.

5. Ampliar los desplazamientos y salir a la calle:

Después de haber normalizado TODO el transportín dentro de la casa (movimientos incluido), llega el momento de llevar a tu mascota a lugares externos. Comienza saliendo al descansillo o cerca de tu casa y volver. Trayectos cortos. Varios días y luego vas alargándolos. Es importante avanzar poco a poco y respetar el ritmo de adaptación de tu mascota, pero sobre todo, que cada trayecto termine SIEMPRE de forma positiva (chuche, juguete, comida…).

CONSEJO:

Si vas a sacar a tu animal a la calle en el transportín y no está acostumbrado (ej: gatos),  cúbrelo con una manta, toalla o sábana de casa. Al impedir que vea su entorno, se sentirá más seguro y relajado durante el trayecto. Además de dar más seguridad en caso de caída, ya que impide que se abra y se salga.

Recuerda que cada animal tiene su propio ritmo de adaptación, por lo que es fundamental ser paciente y nunca forzarles. El proceso de positivización implica asociar el transportín con experiencias positivas y gradualmente aumentar la familiaridad y confianza del animal hacia él. Si observas signos de desconfianza, miedo o agresividad, retrocede un paso en el proceso y brinda más tiempo y apoyo a tu mascota. Con paciencia, lograrás normalizar el transportín y convertirlo en un espacio seguro y reconfortante para tu gato o perro.

¿Quieres entender a tu gato y prevenir o solucionar posibles problemas?

No te pierdas el curso “Etología Felina”, impartido por Manuela Bartolomé.
Aprenderás a conocerlos mejor desde su naturaleza, cómo se comunican y por qué se comportan así, cuáles son sus necesidades básicas y consejos básicos de educación. También aprenderás a corregir problemas de conducta, reducir el estrés, mejorar su salud mental y cómo manejar a tu gato en el veterinario.

Ayúdanos a llegar a más gente ¡Compártelo!

Facebook
Twitter
Telegram
WhatsApp

¿Has visto nuestros cursos?

No se han encontrado cursos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable: Formación Animal (Raquel Sánchez).
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento:  No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio. El Titular ha contratado los servicios de alojamiento web a IONOS 1&1 que actúa como encargado de tratamiento.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional: Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Artículos relacionados:

Animales como personajes Disney

Isa Bredt es una ilustradora holandesa que transforma animales en personajes de una película de Disney. Además de hacer unos dibujos increíbles, promueve la adopción

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad